3/9/08

Dilophosaurus (Reptil de dos crestas)

Es uno de los primeros dinosaurios carnívoros que se conocen. Los fósiles de Dilophosaurus se han recuperado de rocas del jurásico precoz de los desiertos del norte de Arizona, en Estados Unidos. Era el animal depredador más grande de América del Norte en aquella época y probablemente se alimentaba de pequeños dinosaurios herbívoros, como el ornitisquio Scutellosaurus y el prosaurópodo Ammosaurus. Su cráneo destaca debido a dos curiosas crestas que se extendían desde los ollares hacia arriba, por encima de la cabeza.

El cráneo del Dilophosaurus es tan infrecuente que cuando se encontró el primer esqueleto de este animal las crestas no se reconocieron como tales. Se habían desprendido a causa del aplastamiento sufrido durante el proceso de fosilización. Solamente se pudieron apreciar estas características tan peculiares más adelante, cuando se desenterró un cráneo mejor conservado. Se trata de un par de crestas que están separadas una de otra formando una "V" sobre la cabeza, dejando un gran espacio entre ellas. Están hechas de hueso, pero son demasiado delgadas para ofrecer ningún tipo de protección al cráneo. Es probable que sirvieran para identificarse ante otro Dilophosaurus. Otra posible función podría ser la de atraer a las hembras. El descubrimiento de tres esqueletos de Dilophosaurus en un mismo lugar sugiere que estos animales podían haber vivido en grupos, por lo menos en algún momento de su vida.

Un depredador formidable
El Dilophosaurus podría haber cazado en grupo, pero tenía muchas características que le hubieran permitido cazar solo. Sus largas y poderosas extremidades posteriores indican su capacidad para correr a gran velocidad. Los dedos tenían largas garras en la punta para mejorar el agarre al suelo y para apresar a sus víctimas. El dedo pulgar de la mano proporcionaba al Dilophosaurus la capacidad de agarrar, y era muy útil para capturar y retener las presas. Las mandíbulas estaban cubiertas de grandes dientes como cuchillas.

¿Un primo chino?
En China se ha encontrado otro dinosaurio muy parecido al Dilophosaurus en rocas datadas en el período jurásico inicial. En realidad, ese animal podría ser otro ejemplar de Dilophosaurus. De hecho, el cráneo tiene también un par de crestas por encima. Por otro lado, hay algunas características que distinguen a este animal de su pariente americano. Los dos dinosaurios difieren en el número y la forma de los dientes, y en el tamaño, forma y posición de los agujeros del cráneo que alojaban los músculos y glándulas de las mandíbulas. Actualmente se han identificado crestas similares en el cráneo de otros dinosaurios terópodos que no estaban tan emparentados con el Dilophosaurus. Los científicos aún están discutiendo si el animal de China es o no un Dilophosaurus.

Abajo: Las características crestas del Dilophosaurus se extienden por encima del cráneo. El cráneo tiene una constitución ligera y la punta del hocico está unida débilmente al resto de la mandíbula superior. Los dientes anteriores del hocico se utilizaban probablemente para arrancar y cortar la carne, más que para morder con fuerza, una tarea reservada a los dientes más fuertes de la zona más atrasada de las mandíbulas.

Abajo: Como en muchos otros dinosaurios carnívoros, el cráneo del Dilophosaurus es relativamente grande comparado con el resto del cuerto. Su cuello es inusualmente largo, pero está estabilizado por los músculos que lo conectan a la espalda y las costillas. Cada man0 tiene cuatro dedos, a diferencia de las manos de muchos otros terópodos posteriores, que tienen tres dedos o menos. Esta característica sitúa al Dilophosaurus entre los dinosaurios ceratosáuridos.

FICHA TÉCNICA
Género: Dilophosaurus
Clasificiación: Theropoda; Ceratosauria
Longitud: 6-7 m
Altura: 3 m
Peso: 300-450 Kg
Período: Jurásico inicial, hace unos 206-194 millones de años
Encontrado en: Estados Unidos (Arizona) y posiblemente al sur de China

Fuente: Larousse de los Dinosaurios.

6 comentarios:

Carcayú dijo...

No me quedaré tranquilo hasta preguntarlo: lo de escupir veneno de Jurassic Park es mentira, ¿verdad?

David Bernad dijo...

En efecto, no es cierto. Lo del veneno se trata de una licencia artística de Michael Chricton, el autor del libro, que usaba esta técnica como forma de explicar el por qué ese dinosaurio carnívoro tenía unas mandíbulas tan débiles.

Cualquier otra duda, estoy aquí para intentar aclararla.

Muchas gracias por tu comentario.

Carcayú dijo...

¡Por fin obtengo respuesta! ¡Muchas gracias! ^^
Llevo desde que vi esa peli repasando todos mis libros sobre dinosaurios (a mí también me encantan), y en ninguno encontré mención al veneno, pero tampoco encontré nada que los desmintiese xD

David Bernad dijo...

Pues nada, ahora ya lo sabes.

Me alegro de que visites mi blog de vez en cuando. Cualquier comentario será bienvenido.

Si tienes alguna preferencia por el dinosaurio del mes que viene, sólo tienes que decirlo y en octubre tendrás la ficha de ese dinosaurio que pidas.

Lo mismo para el resto de visitantes.

Un saludo.

Carcayú dijo...

Si me permites la sugerencia, siempre me ha gustado mucho es Styracosaurus, que, como no es muy popular, no aparece en la mayoría de libros sobre dinosaurios.
De todos modos, si ya tenías preparado otro para la siguiente ficha, no pasa nada, pienso leerla de todas maneras xD

David Bernad dijo...

No te preocupes, no tenía ninguno preparado todavía.

La próxima ficha será del Styracosaurus, además, pensaba poner algún ceratópsido, así que me viene muy bien.

Un saludo y gracias por escribir y visitar el blog.